LA SOCIALIZACIÓN INFANTIL.

Las dificultades de aprendizaje de un niño infeliz dependen del hecho de que la tensión emotiva interfiere con su capacidad para elaborar la información de modo sistemático. La inseguridad impide salir del ambiente familiar para explorar el mundo que le rodea; una de las tareas primarias del niño consiste, por tanto, en encontrar un punto de partida emotivo, una base segura desde la que desarrollar su emocionalidad.

En general, los niños son sociables, se siente atraídos por los demás y desean interaccionar con ellos. Algunas de estas relaciones son privilegiadas, es decir, se tienden a formar lazos específicos con algunas personas. Por ejemplo, con el cuidador principal. Los lazos específicos dan seguridad al niño para explorar su entorno.

Visiones tradicionales de la infancia.
Un ejemplo extremo siempre se ha considerado el de Esparta, en el que los niños eran separados a la edad de 7 años de sus familias y se educaban para ser guerreros. A este punto me pregunto si la sociedad actual con sus guarderías para bebés de pocos meses se considera más civilizada.

Los métodos de crianza estaban y están vinculados al modelo de edad adulta vigente en una cultura. De esta manera, se intenta preparar al niño para la que será su vida en el futuro, dándole las herramientas para integrarse en su sociedad y que sea un miembro útil a la misma. Las expectativas de los adultos, en el pasado, era que los niños asumieran numerosas responsabilidades, ayudando en el trabajo y en las labores domésticas.

En los siglos XVI y XVII se modificó la visión de la infancia. Según una escuela de pensamiento, eran egoístas y dominados por instintos fundamentales, que la sociedad debería controlar. Por aquel entonces, como resultado de las expectativas antes citadas, raramente recibían instrucción formal y si esto sucedía, era en el tiempo libre. Por ejemplo, los niños acudían al colegio en el invierno, cuando no tenían que llevar a pastar a ovejas o vacas. Y si había nevado mucho ni siquiera asistían a clase. A cambio tampoco recibían formación en casa.

En el siglo XX, en la época de la II Guerra Mundial, muchos psicólogos publicaron investigaciones sobre los efectos de la separación precoz de los niños y los padres. Se llegó a conclusiones como que podía provocar depresión grave, desarrollo intelectual deficitario, psicopatía por falta de afecto y favorecimiento de la delincuencia. Sobre la psicopatía por falta de afecto destaca Bowlby, a quien se deben las teorías más influyentes sobre la privación emotiva: hipótesis de la privación de cuidado materno y teoría del apego.

Sociabilidad.
Se puede definir como la tendencia a buscar la compañía y la amistad de los otros. Depende de la naturaleza del niño y de la cultura en la que vive inmerso.
El niño que consigue estimular el interés y el afecto de los adultos aumenta sus posibilidades de supervivencia, ya que el adulto se ve empujado o motivado para permanecer a su lado y satisfacer sus necesidades básicas. Además, induciendo a los adultos a interaccionar con él, maximiza sus opciones de aprendizaje. Esta es una teoría evolucionista, puesto que da una explicación fundada en la adaptación y la supervivencia.

Bibliografía: ““Early socialisation: Sociability and Attachment”. Cara Flanagan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: