¿HAY QUE PONER LÍMITES?

Casilda Rodrigáñez escribió un texto sobre los límites que me pareció muy revelador. Muchísimos padres tienen dudas sobre cómo hacer valer su autoridad, si están siendo demasiado permisivos o demasiado autoritarios. El texto completo “¿Poner límites o informar de los límites?” se encuentra en la página web de la autora. Aquí os dejo unos fragmentos.

Hace poco me llamó la atención el título de una charla; era algo así como: “Poner límites, cuándo, cómo y por qué”; estaba referido claro está a los límites que se supone que las madres y los padres debemos poner a las criaturas. Este sin duda es uno de los dilemas más peliagudos con el que nos encontramos todas y todos los que queremos criar y socializar a las criaturas que hemos parido para que sean felices, y no para que le rindan servidumbre a nadie; y con el deseo y la firme voluntad de ser amantes complacientes y no dictadores o dictadoras autoritarias.

En mi caso, la respuesta la encontré en el libro de Françoise Dolto, La cause des enfants . En este libro Françoise Dolto analiza el trato habitual que las madres y

padres dan a sus criaturas cuando empiezan a ser autónomas, y que, salvo excepciones, consiste en darles órdenes sobre todos los aspectos de su vida cotidiana En esta actitud adulta hay dos aspectos importantes: uno es la subestimación de las capacidades (intelectuales, motrices, etc.) de las criaturas. Según Dolto, las madres y los padres subestiman las capacidades y cualidades (inteligencia, sensibilidad capacidad de discernimiento, sentido común, responsabilidad, instinto de supervivencia y sentido del

cuidado de sí mismas, capacidad de iniciativa, etc.) de las criaturas en general, y las tratan como si fueran incapaces por sí mismas de sentir, de pensar, de evaluar las circunstancias de una situación dada, o de tomar la más mínima decisión. (…)

Por su parte Dolto dice que el reconocimiento de las capacidades efectivas de las criaturas nos llevaría a darles una información respetuosa, confiando en su capacidad de discernimiento, por lo menos en una gran medida, en lugar de darles sistemáticamente órdenes. La diferencia entre dar INFORMACIÓN y dar ORDENES es crucial; Dolto pone un ejemplo que me parece muy ilustrativo: a un japonés que aterrizara en nuestra ciudad

no le daríamos órdenes de lo que debe hacer, visitar, etc. sino que le daríamos la información necesaria para que se pudiera desenvolver por la ciudad (cómo funcionan los

transportes públicos, los sitios donde dan de comer mejor y más barato, etc.), o sobre las cosas interesantes que podría visitar, etc. ¿Por qué no tenemos la misma actitud con las criaturas que con el visitante extranjero? Para contestar a la pregunta, hay que tener en cuenta el segundo aspecto al que me he referido antes: la prepotencia adulta. (…)

La actitud con las criaturas es diferente no sólo porque como hemos dicho antes, subestimamos sus capacidades, sino también porque tenemos inconscientemente interiorizado que estamos por encima de ellas, que somos sus superiores y ellas son nuestras subordinadas. (…)

Por eso a l@s niñ@s, por lo general, no se les informa de los pormenores de la economía familiar, de las obligaciones y dificultades de las personas adultas –“no son cosas de niños”, se dice-, y de las limitaciones de todo tipo a las que estamos sujetas. Y por lo mismo, ni se nos ocurre ponernos a analizar conjuntamente las posibilidades de ampliar esos límites, movidas por el afán de complacerles en sus deseos. (…)

Pues está tan arraigada la norma social autoritaria de relación con la infancia, que incluso las madres que han tratado de respetar la etapa primal de sus criaturas y las han dado el pecho a demanda, complaciendo sus deseos, a menudo cambian la actitud de complacencia cuando la criatura empieza a andar y a ser autónoma. Parece como si la complacencia ya no fuera posible; se argumenta a menudo que la criatura al andar sola se puede dar golpes, se puede caer, meter los dedos en los enchufes, romper los ceniceros de porcelana, etc.etc. Luego crecen más y quieren salir a la calle cuando toca comer, o comer cuando toca salir a la calle, etc. Así parece inevitable la autoridad. El decir ‘no’ a los deseos de las criaturas. Dice Dolto que los supuestos peligros que amenazan el

movimiento propio de las criaturas, forma parte de un sistema que se retroalimenta. Porque desde el momento en que en lugar de darles una explicación interponemos un no’, estamos impidiendo el aprendizaje del entorno, y es este desconocimiento del entorno, como dice Dolto, lo que le vuelve peligroso. (…)

Así pues, aunque nos parezca que no nos pueden entender, debemos probar a explicarles la situación conflictiva entre los deseos y los límites; contémosles lo que hay,

poniéndonos en su lugar y comprendiendo sus deseos, sintiendo con ellas la frustración, deseando con ellas que los márgenes para la expansión de los deseos fueran mayores, haciéndonos cómplices y estudiando las posibilidades de eludir lo que no se quiere hacer y de hacer lo que sí se quiere hacer, y poniendo los medios y el poder que socialmente ostentamos al servicio de sus deseos. (…)

Y que no nos quepa la menor duda de que las criaturas se dan cuenta y sienten que sus deseos no nos importan. Cada vez que las madres nos ponemos del lado de los límites sin tener en cuenta sus deseos, les estamos dejando de amar incondicionalmente, y la criatura lo percibe. Y por eso reacciona con rabietas, exigiendo las cosas de manera testaruda, pataleando y armando zapatiestas por cosas aparentemente insignificantes... Pero no cogen pataletas por lo que se les ha negado (un caramelo, el acceso a un objeto…) sino precisamente por el significado afectivo de la negación rutinaria, que para ellas no es otro que un menosprecio hacia sus vidas. Con las pataletas no reclaman el objeto que se les ha negado; están desesperadas porque no tenemos sus deseos – sus vidas- en la consideración que se merecen, y en realidad están reclamando ese amor incondicional que aprecia y que sí le importa lo que ellas desean. Y como la socialización de las criaturas es una negación tras otra de sus deseos, la espiral de la guerra (‘la guerra que dan l@s niñ@s’) y de las zapatiestas no cesa. Fijáos que a veces hacemos concesiones, no por respeto, reconocimiento y empatía con sus deseos, sino para parar la rabieta. Esto, cuando menos, nos tendría que hacer reflexionar. (…)

cuando a esa criatura le dices ‘no puedo porque estoy cansada’, o ‘no lo cojas porque hace falta para otra cosa’, no organiza ninguna pataleta, ni se pone exigente ni testaruda. Bien al contrario, demostrará una generosidad, una comprensión y una complicidad que ya la quisieran muchos adultos y adultas en sus relaciones. En primer lugar porque sabe que le estás diciendo la verdad; porque habitualmente no falseas la realidad ni te inventas cualquier excusa para cerrarle la boca. En segundo lugar porque sabe a ciencia cierta que siempre tienes en cuenta sus deseos, y por lo tanto, cuando hay un ‘no’ no se pone testaruda y exigente, sino que se muestra abierta a entender y a aceptar las explicaciones.(…)

Las madres que se ponen del lado de los límites, también dicen que quieren a sus hijos e hijas. Pero ese ‘amor’, como decía, es un amor que, por adaptarse a la norma social, se ha sublimado y corrompido. Es un ‘amor’ que ha perdido su condición de ‘entrañable’ para hacerse compatible con razonamientos que permiten la negación del bienestar inmediato y los deseos de las criaturas, en aras de algún supuesto bienestar futuro. (…)

Por otra parte, el respeto a las criaturas y la actitud de informar y compartir las dificultades y los límites, y de establecer las prioridades conjuntamente, sirve para no hacer trampas. Porque entonces te das cuenta de que efectivamente muchos de los límites que habitualmente se ponen a las criaturas no están determinados por el mundo y

las relaciones exteriores existentes, sino por la dinámica adulta; porque el ejercicio del mando sobre l@s hij@s, es una de las vías más importantes de autoafirmación de nuestros egos. Toda la vida obedeciendo, ahora aquí soy yo la que mando. ‘Las cosas se hacen porque sí y porque lo digo yo’.

Entonces te das cuenta de que hay un determinado margen de maniobra para complacerles los deseos que normalmente no se aprovecha. Y que se pueden tomar medidas concretas para aprovechar dicho margen; porque nadie nos obliga a tener ceniceros de porcelana, ni mesas puntiagudas, ni aparatos eléctricos a su alcance, ni sofás de terciopelo, ni paredes de gotele, etc.etc. sino que tendremos la casa amueblada y organizada, teniendo en cuenta la existencia de una criatura que tiene tanto derecho como nosotras a deambular y utilizar la casa, según sus deseos (…)

Yo como madre no puedo hacer míos los límites que esta sociedad tiene adjudicados a las pequeñas criaturas humanas, y que son producto de un modelo de sociedad cuyo objetivo no es el bienestar de sus miembros, sino la realización de las plusvalías y de los patrimonios. Mi amor de madre por su naturaleza es incompatible con ninguna cuota de sufrimiento y de infelicidad de mis hij@s; otra cosa es que tengan que coexistir (su infelicidad y mi amor), pero entonces su infelicidad será también mía: Y si bajo la guardia y dejo de luchar por sus deseos, y hago que mi ‘amor’ sea compatible con su infelicidad (si yo dejo de pasarlo mal con la represión de sus deseos), es porque estoy desnaturalizando mi amor de madre y les estoy traicionando. En este asunto de los límites, hay una implicación emocional de primer orden (…)

Así pues, llegamos a lo de siempre: la maternidad consecuente es un permanente cuestionamiento del orden social existente. La maternidad consecuente sería crear el Paraíso para l@s hij@s, y si no podemos ofrecérselo, entonces tenemos que hacérselo saber, que nuestro deseo y nuestro amor de madre es ese; que esa es exactamente la cualidad del amor de madre; pero que como no hay Paraíso, pues vamos a ver lo que podemos hacer para pasarlo lo mejor posible.”

Clarísimo, ¿no?. Recuerda la próxima vez que te enfrentes a una rabieta infantil.

TEXTO “LA INFANCIA, ENTRE PASADO Y PRESENTE”. De Claudia E. Gerstenhaber.

Aquí encontré un texto sobre la infancia, cómo la crianza se ha ido modificando con el tiempo y algunas reflexiones sobre el modelo actual. Os dejo un resumen.

Algunas de las prácticas respecto a la infancia que eran habituales en otros tiempos hoy nos parecen abusivas o crueles, pero entonces el consenso les daba legitimidad y permanencia. El hecho de que estuvieran perfectamente integradas en la vida cotidiana significa que eran aceptadas. Viendo esto, convendría preguntarnos si nuestras prácticas actuales respecto a los niños son legítimas porque están socialmente aceptadas o si deberíamos cambiar algo.

Dicho esto, el texto habla también del mito del amor materno como algo instintivo. Habitualmente se considera que hay un sentimiento más acentuado en las mujeres que en los hombres de amor y protección a los niños, sobre todo los hijos, Y este sentimiento se considera un hecho natural, inmodificable e inevitable. Al plantearse si es algo “natural”, “innato” o “instintivo”, entra en un análisis de cómo se llevaba a cabo la crianza en otros tiempos, que es la parte del texto que más me ha llamado la atención.

Presenta algunos datos del París de 1700, afirmando que la mayor parte de las madres no criaban a sus propios hijos, sino que delegaban la crianza a nodrizas, y un número muy elevado moría antes de alcanzar la edad de un año. Como respuesta a la amenaza de despoblamiento de Europa, el texto afirma que se construye el mito del amor materno. Comienza entonces a recomendarse a las madres que se encarguen de sus propios hijos y se exalta la maternidad como una tarea envidiable y gratificante para las mujeres.

Pero antes de llegar a la creación de este mito, trata la infancia en el pasado. Cuenta que los niños han estado expuestos a la violencia, el maltrato y la muerte con mucha frecuencia, y que los documentos históricos nunca muestran a un historiador que ponga en duda estas costumbres. No lo presenta como una falta de amor, los padres de antes querían a sus hijos igual que los de hoy lo hacen aunque les peguen. Es más una falta de empatía y la aceptación social lo que llevaban a determinados comportamientos, que estaban justificados y legitimados. Habla de temas tan espeluznantes como el infanticidio, existiendo casas de nodrizas donde los niños eran asesinados cuando los padres ya no pagaban su manuntención. También menciona la entrega de los bebés a nodrizas como una forma de abandono, ya que permanecían en casa de las mismas hasta edades comprendidas entre los dos y los cinco años, costumbre que no desapareció hace tanto en Europa.

Posteriormente entra en el análisis de la infancia en el presente, centrándose en la institucionalización temprana y la cuestión de los límites y la disciplina. En el primer tema menciona una idea muy interesante: llevar a los bebés aún siendo muy pequeños a una guardería está aceptado y consensuado socialmente, pero simultáneamente las mujeres reciben mensajes exhortando a dedicarse personalmente al cuidado de sus hijos. Aquí el mito del amor materno entra en juego, transmitiendo a las madres que delegan el cuidado de sus bebés la idea de que no están cumpliendo con lo natural, con lo instintivo. Y a todo esto se le suma la dificultad de compatibilizar la maternidad con un empleo. Como los intereses del Estado están más del lado de que las mujeres se inserten en el sistema laboral, se justifica el delegar el cuidado de recién nacidos mediante las alabanzas de la institucionalización temprana.

Pasando a los límites y la disciplina, toca un punto clave: en qué medida persisten en nuestras prácticas modelos heredados y sobre qué concepción de la infancia se sostienen. En la puesta de límites y enseñanza de normas, hay modalidades que, aunque van cambiando en la forma, se basan en la concepción antigua de las relaciones con los niños. Un ejemplo sería el control externo como medio para que los niños frenen sus impulsos. El autocontrol se consigue para evitar así el sufrimiento que comporta el castigo. La consecuencia es que al desaparecer el control externo los niños se desbordan porque no han asumido los valores como propios. La solución pasaría por restringir las acciones inaceptables, prestando a la vez atención a las emociones que las causaron.

Se puede o no estar de acuerdo con muchas partes del texto, pero, desde luego, tiene ideas sobre las que reflexionar.